Destacado

¿Cómo evitar la eyaculación precoz?

Cómo evitar la eyaculación precoz suele ser un problema que si bien no es grave, si que puede tener unas consecuencias psicológicas a quienes la padecen y a sus parejas. Todo esto hace que se deba tener en cuenta. Hay que afrontar el problema y puesto que la inestabilidad a nivel emocional que genera puede romper incluso relaciones muy consolidadas. Sabedores de su importancia, vamos a ofreceros una serie de recomendaciones para no sufrirla.

1 – No debes descuidar tu alimentación y tu estilo de vida

Realizar ejercicio diario, hábitos de vida equilibrados o cuidar la alimentación es importante. Si además consigues dejas el alcohol y el tabaco por hierbas medicinales como la yerba mate o la manzanilla, además también tendrás un importante trabajo ya hecho.

2 – Respiración y relajación

Existen muchas ejercicios que ayudan al control de la eyaculación precoz: caso de los musculares, respiratorios, de estimulación en pareja o de masturbación. Algo muy importante es la respiración, debiendo ser adecuada durante la relación sexual, por lo que toma aire y haz 10 respiraciones lentas y profundas antes de comenzar. Para ello, lo mejor es inspirar profundamente el aire por la nariz y exharlarlo de forma rítmica por la boca.

3 – Durante el coito

Un ejercicio interesante, que se puede poner en marcha con la pareja o en solitario, es el llamado “comenzar/parar” que es una técnica de masturbación consistente en parar cuando sentimos que vamos a eyacular, para dejar que pase el momento de gran excitación, antes de reiniciar el masaje sobre el pene. Si quieres que surta efecto, deberás practicarlo del orden de dos veces semanalmente.

Se recomienda tener juegos preliminares antes del coito, tomarse su tiempo y no tener prisa. Algo importante es probar varias posturas, pues suelen influir mucho en el ritmo y nivel de la excitación del hombre. Hay que cambiar de unas que te aceleren más a otras que sean más manejables y ayuden a prolongar la erección y retrasar la eyaculación.

4 – No sufrir en silencio tu eyaculación precoz

Debes hablar sinceramente sobre cómo te sientes. El guardar para uno mismo las dudas y sentimientos, solo hará que empeora la situación en la que te encuentras. No deberás obsesionarte y aún menos echar la culpa al otro. Como el diálogo y la comprensión son importantes, pide siempre ayuda a tu pareja.

No debe nunca echarse la culpa al hombre de lo que ocurre y el remedio se debe poner en pareja. Si los dos tienen buena voluntad, el problema no tendría que ir a más y puede ir remitiendo. Si esto no sucede, siempre puedes pedir ayuda de los profesionales, los cuales pueden recomendarte alguna clase de tratamiento médico más específico para tu caso en particular.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*