Destacado

Embajador Grimaldi dice que el Vaticano no está prejuiciado contra República Dominicana

SANTO DOMINGO. El embajador dominicano ante la Santa Sede aclaró que el Vaticano no tiene una actitud prejuiciada contra la República Dominicana por su punto de vista frente a la masiva inmigración de indocumentados haitianos hacia la parte Este de la isla de Santo Domingo.

El embajador Víctor Manuel Grimaldi Céspedes sostuvo que tanto su santidad como el secretario de Estado del vaticano, el cardenal Pietro Parolin, están debidamente informados de la política migratoria del país respecto a la vecina nación.

Grimaldi recordó que el presidente Danilo Medina cuando sostuvo audiencia oficial con el papa Francisco, el 13 de junio del 2014, le explicó muy bien la situación migratoria en el país.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´ Agenda el embajador ante la Santa Sede agregó que también en octubre del 2013 el presidente del Senado de la República, Reinaldo Pared Pérez, dio las correspondientes explicaciones ante una pregunta que le hizo el jefe de la Iglesia católica en una audiencia general.

Explicó que lo mismo ha hecho él, en su condición de embajador ante el Estado del Vaticano, tanto con el papa Francisco, como con el secretario de Estado Pietro Parolin, al igual como lo han hecho todos los embajadores dominicanos en los distintos países con los cuales República Dominicana tiene relaciones diplomáticas.

“Cuando se produjo la sentencia del Tribunal Constitucional estaba allá el presidente del Senado, en octubre del 2013 cuando el papa, en la audiencia general, le plantea el tema, por qué, porque el papa ve la cosa global, es decir el mundo entero, y pregunta qué está pasando allá con ustedes, pero no es que haya una actitud prejuiciada con la República Dominicana, ni mucho menos“, detalló el embajador.

El embajador Grimaldi pidió poner atención al planteamiento hecho por Francisco frente al cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano el 8 de enero de este año, cuando expresó que los refugiados deben ser acogidos pero que estos deben respetar las leyes y costumbres de cada país.

“Ahora en el caso nuestro de Haití y la República Dominicana, nosotros lo hemos explicado muy bien, nosotros somos el país del mundo que más ha ayudado a la vecina nación y ellos lo saben, lo saben muy bien los funcionarios de la Santa Sede y entienden el problema“, señaló.

Dijo que ese es un trabajo que se ha hecho durante varios años que, como señalé anteriormente, el presidente de la República es la figura más importante que ha estado allá, que lo explicó muy bien, y a él en su condición de embajador ante el Vaticano le ha correspondido, tras la visita del jefe de Estado dominicano, hacer el trabajo diplomático.

“Para la República Dominicana es una carga muy pesada, porque es difícil, pero el Gobierno está haciendo lo posible, tiene que haber una colaboración de todo el pueblo dominicano, las organizaciones políticas, sindicales y empresariales para enfrentar este problema y regular el problema de la inmigración, es un esfuerzo que tiene que hacer todo el mundo“, acotó Grimaldi.

Advirtió que todos los inmigrantes que se encuentren en este país, sean haitianos, venezolanos, italianos, cubanos o de cualquier otra nacionalidad, esos extranjeros tienen que cumplir con las leyes dominicanas, y el país tiene que cumplir con las normas establecidas en las leyes tanto para los dominicanos como para los trabajadores extranjeros que estén regulares y registrados.

“Ahora hay una verdad que nosotros no podemos seguir cargando con los problemas migratorios haitianos, ya hay países de América Latina donde los ciudadanos haitianos están llegando por grandes cantidades, por ejemplo en Chile donde hay más de cien mil, según la prensa chilena, y ya un país como Chile no puede soportar un excedente migratorio de varios países“, precisó el diplomático.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.