Destacado

Reino Unido cambia su postura sobre la lactancia materna y pide respeto para las madres que no dan el pecho

AMAYA LARRAÑETA

El colegio oficial de matronas del Reino Unido (RCM) ha emitido un comunicado para dejar constancia de que “la decisión de amamantar es una elección de la mujer y debe ser respetada“, en lo que supone un relevante cambio de posición sobre la alimentación de los recién nacidos.

En su nuevo posicionamiento las matronas recomiendan que “se proporcione la información relevante y equilibrada” a los padres para que aquellos que opten por la alimentación con biberones, ya sea parcialmente o de forma exclusiva, puedan hacerlo “de manera segura y con el apoyo necesario para asegurar un buen vínculo”.

La intención de las matronas al abrir esta ventana es desestigmatizar y liberar de la presión a las mujeres que deciden no dar el pecho a sus recién nacidos, después de que numerosos estudios confirmen que cuando comunican su decisión en el hospital, a la familia o en el entorno social lo hacen con sentimiento de “culpabilidad”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los recién nacidos se alimenten exclusivamente de leche materna hasta los seis meses. La OMS defiende que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios para la salud de los infantes que prolongan hasta su vida adulta.

Las madres deben centrar la atención médica

Por este motivo, la organización que representa a las matronas en Reino Unido aconseja en su comunicado que las madres que optan por la lactancia materna y sus parejas reciban “información y apoyo, así como la dedicación suficiente” para poder superar los “desafíos físicos, mentales, emocionales y sociales” de esta práctica. En su opinión, los beneficios que conlleva les llevan a reiterar su recomendación de prolongar la lactancia materna, siempre que sea posible, hasta los dos años.

Sin embargo, las evidencias científicas de que no pocas madres “por diversas razones tienen dificultades para comenzar o mantener la lactancia materna” han llevado a las profesionales a recordar que son las mujeres “las que deben centrar la atención” médica y por tanto las matronas deben promover una elección libre e informada. “Si después de recibir la información, los consejos y el apoyo adecuados sobre la lactancia materna, la mujer decide no amamantar, su elección debe respetarse”, expresan desde su portavocía. “Sabemos que cada mujer quiere lo mejor para su bebé y queremos poder ayudar a nuestros miembros a apoyar a las mujeres para que sean lo mejor que puedan y les permitan tomar decisiones correctas para ellos y sus bebés”, añaden.

Matronas españolas: hay que apoyar más a las que deciden no lactar

La sensación de culpabilidad impuesta a las madres que no pueden o no desean dar el pecho a los recién nacidos ha reabierto también en España este intenso debate, en parte a raíz de la reciente publicación del libro de Beatriz Gimeno La lactancia materna, en el que defiende que ser madre lactante no debe ser una obligación, sino una opción. Sobre el comunicado de las matronas británicas, Gimeno explica que ella ve un cambio de tendencia que agradece porque “efectivamente existe esa presión por la división entre malas madres y buenas madres, así como esa identidad vinculada a la lactancia materna”. Gimeno, que no cuestiona las bondades de la lactancia materna, defiende que nadie compromete la salud de su hijo o hija por darle biberones.

“Muchas mujeres han interiorizado la culpa. Decenas de ellas se han acercado a contarme su caso o me han escrito cartas, a raíz del artículo que publiqué en 2011 y ahora con el libro, y lo que me cuentan es una sensación de culpa e incluso de fracaso, por partos inducidos o con cesárea o por dar el biberón cuando no pueden amamantar, les es terriblemente doloroso o tienen que dejarlo por motivos laborales. Es una sensación de fracaso como madres y de mucha culpa, de que están fallando”.

La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) asegura que comulga al 100% con el nuevo comunicado de sus colegas británicas, asegura su presidenta, María Jesús Domínguez. “Me parece totalmente apropiado, estoy totalmente de acuerdo. La matrona debe acompañar a la madre decida lo que ella decida. Tenemos que informar y promocionar la lactancia materna, pero la decisión debe ser de la madre, libre e informada”. Domínguez reconoce que la lactancia materna es un proceso complicado, en su instauración pero sobre todo en su mantenimiento. “Requiere de mucho apoyo, pero si la mujer no quiere o no puede, la matrona debe estar a su lado”.

La FAME no descarta sumarse en breve a esta corriente abierta por Reino Unido. “Venimos de una etapa en la que teníamos una tasas de lactancia materna muy bajas y tuvimos muchas iniciativas para promocionarla. Quizás ahora toque hacer algo de autocrítica y reconocer que a lo mejor no hemos dado el mejor de los apoyos a las mujeres que deciden no lactar. Si ellas nos dicen que se sienten mal, quizás debamos hacer esa autocrítica, porque nuestra función es estar a su lado durante todo el ciclo vital”.

En España, según las últimas cifras disponibles, la lactancia materna la inician el 90% de las madres, explican en la FAME. A los tres meses continúan el 69%; entre los cuatro y seis meses, el 38%, y entre los 7 meses y los 12 meses baja al 33%, dicen citando la encuesta de hábitos de lactancia materna.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*