Destacado

Matrimonio infantil en EE UU: más de 13.000 menores casadas legalmente cada año, a veces con sus violadores

20MINUTOS.ES

Dawn Tyree tenía 13 años cuando empezó a sufrir acoso sexual por parte de un amigo de su familia. Un año después, como resultado de esas violaciones, se quedó embarazada. La reacción de sus padres, en lugar de presentar una denuncia ante la Policía, fue obligarla a casarse con su violador, que entonces tenía 33 años. Dawn, cuya historia contaba esta semana en The New York Times el columnista Nicholas Kristof, se convirtió así en una más de las miles de niñas y menores de edad que son obligadas a casarse cada año en Estados Unidos para evitar situaciones que sus padres, pertenecientes a menudo a sectores muy conservadores o religiosos, no están dispuestos a asumir ni a consentir, como el tener hijos fuera del matrimonio, o el aborto.

Otro caso que tuvo una gran repercusión en EE UU es el de Sherry Johnson, una mujer de Florida obligada a casarse. también con su violador, cuando tenía tan solo once años de edad. Johnson fue violada por primera vez a los ocho años, se quedó embarazada a los diez, y contrajo matrimonio poco después. Actualmente tiene cerca de 60 años y es una de las mayores activistas en contra del matrimonio infantil en el país norteamericano.

Unchained At Last (sin cadenas al fin), una organización que lucha contra el matrimonio infantil en Estados Unidos, calcula que desde el año 2000 se han celebrado en este país alrededor de 240.000 matrimonios en los que una de las partes, la mujer, en la inmensa mayoría (87%) de los casos, era menor de edad. El dato (más de 13.000 matrimonios infantiles al año) no es oficial, ya que muchos estados no facilitan cifras. De acuerdo con los números ofrecidos por los 38 estados que sí lo hacen, entre 2000 y 2018 se registraron 167.000 enlaces de este tipo, y entre 2014 y 2016 unos 57.800 menores de entre 15 y 17 años contrajeron matrimonio, según estadísticas de la encuesta oficial de la Oficina del Censo que recogía en febrero pasado un reportaje publicado en El Español. Este último sondeo, no obstante, no incluye edades inferiores, a pesar de que se han detectado casos a partir de los diez años de edad.

Un trabajo de investigación publicado en 2016 por el programa Frontline, de la televisión pública estadounidense, PBS, a partir de datos de organizaciones no gubernamentales, reveló que el 67% de los menores que contraen matrimonio en EE UU tienen 17 años; el 29%, 16; el 4%, 15; y el 1%, menos de 15. Al menos seis niñas tenían 12 años cuando fueron casadas; 51 tenían 13; y 985, 14. En estados como Alaska, Luisiana y Carolina del Sur se han otorgado certificados de matrimonio a niñas de 12 años de edad, y otros 14 estados han dado luz verde a casamientos de niñas de 13 años.

Leyes con las puertas abiertas

De hecho, técnicamente es posible que un o una menor de edad contraiga matrimonio de forma legal en todos los estados de EE UU, salvo en Delaware, cuyo gobernador, el demócrata John Carney, firmó el pasado 9 de mayo una ley que especifica expresamente que ambas partes deben tener como mínimo 18 años de edad para poder contraer matrimonio. Este estado se convirtió así en el primero de la Unión que prohíbe sin excepciones el matrimonio infantil.

En el resto, la legislación varía. Aunque de forma general casi todos los estados establecen el límite de edad para el matrimonio en los 18 años, sus legislaciones admiten al mismo tiempo una serie de excepciones que, de hecho, hacen posibles estas uniones. Entre ellas, tener permiso de los padres o una autorización judicial, o incluso que la menor esté embarazada. Este último supuesto es, precisamente, el que propicia paradojas como que violaciones a menores de edad acaben convirtiéndose en matrimonios infantiles legales, o como que, siendo ilegal en EE UU mantener relaciones sexuales con un menor, en algunos Estados esas relaciones puedan quedar amparadas por la ley por el mero hecho de haberse producido dentro del matrimonio.

En Oregón, Nebraska y el estado de Nueva York, los menores deben tener al menos 17 años para poder casarse. Pero en New Hampshire, una ley que data del año 1907 permite el matrimonio a niñas de 13 años de edad (14, en el caso de los niños), y en Massachusetts las niñas pueden casarse legalmente  a los 12 años (los niños, a los 14). En estos dos estados es necesaria una autorización judicial y el permiso de al menos uno de los progenitores. Según el Centro de Justicia Tahirih, una organización sin ánimo de lucro que proporciona servicios legales y educación a mujeres y niñas inmigrantes que huyen de la violencia en EE UU, en 23 estados no existe una edad mínima para casarse.

Autorización judicial

Unchained at Last destaca el riesgo que supone para los menores que la autorización paterna pueda ser suficiente para la celebración legal de un matrimonio infantil, pero alerta asimismo del comportamiento de muchos jueces. Esta ONG pone el ejemplo del estado del Nueva Jersey, donde está registrado el caso de un niño de 10 años que se casó con una mujer de 18, o el de una niña de 12 años que se casó con un hombre de cerca de 30. La mayoría de los 3.499 menores que, según la organización, se casaron en ese estado tenían entre 16 y 17 años, por lo que tuvieron que hacerlo con la autorización de sus padres, pero para los 178 de entre 10 y 15 años que también contrajeron matrimonio tuvo que ser necesaria, además, la autorización de un juez.

“Mucha gente tiende a asumir que estos tipos de matrimonios, infantiles y forzados, solo ocurren en otros países, como los del sur de Asia y África, y que no pasan en Estados Unidos”, afirmaba recientemente en una entrevista a la BBC Fraidy Reiss, directora de Unchained at Last. Reiss califica muchas de estas situaciones de “terroríficas”. El matrimonio infantil, señala, “es muy dañino para las niñas, mina sus posibilidades educativas y económicas, e incrementa la posibilidad de que experimenten violencia”.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*