Destacado

Casi 900 guardabosques han muerto protegiendo la naturaleza desde 2009

20MINUTOS.ES

Un nuevo estudio publicado por WWF con motivo del Día Mundial del Ranger o Guardabosques revela que 871 rangers han perdido la vida mientras protegían la vida salvaje desde 2009.

Las víctimas han aumentado en el último año: el total de muertes de julio de 2017 a julio de 2018 fue de 107 personas, superior a los 101 rangers asesinados durante el período anterior, según datos de la Federación Internacional de Rangers (IRF, por sus siglas en inglés) y la Fundación de la fina línea verde (TGLF).

“De los 107 rangers muertos durante el último año, 48 fueron asesinados mientras protegían la vida salvaje que nos pertenece a todos. Otras 50 personas fallecieron en accidentes laborales, debido a la peligrosa naturaleza de su trabajo”, ha asegurado Sean Willmore, Presidente de la IRF y fundador de su rama benéfica, TGLF.

Las regiones más peligrosas para el oficio

Asia, África central y África oriental son las regiones más peligrosas para esta profesión debido a los altos niveles de furtivismo que existen para alimentar la demanda de productos derivados del tráfico ilegal, reclamados sobre todo en China y países vecinos.

El estudio revela también que uno de cada siete rangers (el 14%) que trabajan en la protección de la vida salvaje encuestados en países de Asia y África Central han sido heridos de gravedad mientras trabajaban en los últimos 12 meses.

Asimismo, la mayoría de los rangers (86%) piensa que su trabajo es peligroso por los grandes riesgos asociados con el encuentro o la confrontación con furtivos.

Falta de formación y sueldos precarios

Solo el 15% de los rangers entrevistados ha sido entrenado en primeros auxilios en el último año y casi 6 de cada 10 (58%) sintieron que, cuando necesitaron tratamiento médico, los servicios que recibieron no fueron suficientes.

En Asia, un ranger cobra de media el equivalente a 250 euros al mes, y en África Central unos 130 euros mensuales, una cantidad que es, a menudo, la única fuente de ingresos para sus familias. La encuesta también revela la preocupante falta de seguridad para los rangers y sus familiares. A pesar de que el riesgo de daño, e incluso muerte, es muy común dentro de la profesión, solo el 36% afirma tener un seguro que cubre dichas situaciones.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*