Destacado

Tregua comercial entre EE.UU. y China podría extenderse otros 90 días

El principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, aseguró hoy que el presidente estadounidense, Donald Trump, podría valorar extender otros noventa días la tregua comercial alcanzada con China si “hubiera movimientos buenos y solidos”.

“El presidente ha indicado que si hubiera movimientos buenos y sólidos y buenas acciones, él podría estar dispuesto a extender los 90 días (de tregua). Tendremos que ver eso”, dijo Kudlow en unas declaraciones al canal estadounidense CNBC.

El asesor subrayó que las conversaciones con Pekín son “extremadamente prometedoras”, aunque advirtió de que a pesar de su optimismo era importante “creer, pero verificar” si las promesas se mantienen.

Las declaraciones de Kudlow coinciden con un breve tuit de Trump en el que aseguró: “Las conversaciones con China van muy bien”.

El pasado fin de semana, Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron durante la cumbre del G20 en Argentina enterrar temporalmente el hacha de la guerra comercial que mantienen desde hace meses.

La noticia fue recibida con grandes subidas en la Bolsa de Wall Street de Nueva York, sin embargo, las dudas sobre un eventual fracaso de estas conversaciones provocó una importante caída de la bolsa en las jornadas siguientes.

La posible extradición a Estados Unidos de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, detenida el 1 de diciembre a petición de la justicia estadounidense por la supuesta violación de las sanciones impuestas contra Irán, contribuyó a acrecentar la preocupación de los inversores, que vieron el arresto como un obstáculo para el éxito de las negociaciones.

Las autoridades chinas han solicitado la liberación “inmediata” de Meng y han advertido de que su arresto es una violación de los “derechos humanos” de la ejecutiva que provocará que China “tome medidas para proteger” a sus ciudadanos.

Sin embargo, Kudlow indicó que no cree que este caso vaya a afectar a los contactos entre Washington y Pekin.

Trump aplicó el pasado septiembre aranceles del 10% a productos por valor de 200.000 millones dólares importados de China a Estados Unidos y había amenazado con aumentarlos al 25 % en enero si no se alcanzaba un acuerdo con China, medida que no se aplicará mientas continúan las conversaciones.