Destacado

Renuncia titular del Banco Central argentino en plena negociación con FMI

BUENOS AIRES. El economista Luis Caputo renunció el martes como titular del Banco Central de Argentina en medio de las decisivas negociaciones del país con el Fondo Monetario Internacional para sellar un nuevo acuerdo para el adelantamiento de recursos financieros.

El economista Guido Sandleris, quien desde mediados de año se desempeñaba como secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, será el nuevo presidente de la entidad emisora, dijo la presidencia en un comunicado. Sandleris ha participado en recientes negociaciones con el FMI.

La renuncia de Caputo “se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional restablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria”, señaló a su vez el Banco Central.

Luego de que el peso venía ganando valor en las últimas jornadas, la noticia convulsionó al mercado cambiario y a las 1530 GMT la moneda se depreciaba respecto del dólar, que cotizaba a 39,10 pesos por unidad respecto de los 37,90 pesos de la víspera.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, indicó en un comunicado que “tomamos nota de los anuncios de hoy sobre el cambio en el Banco Central de Argentina. Esperamos continuar nuestra estrecha y constructiva relación con el Banco Central bajo el liderazgo de Guido Sandleris”.

Caputo fue designado titular de la entidad emisora a mediados de junio en medio de la crisis cambiaria originada un mes antes durante la cual el peso sufrió una fuerte depreciación.

La sorpresiva dimisión del funcionario se produce en momentos en que el conservador presidente Mauricio Macri intenta cerrar en Nueva York un nuevo acuerdo con el FMI que permita adelantar fondos para 2019 y que podría incluir un desembolso adicional al préstamo de 50.000 millones de dólares acordado a principios de junio.

Economistas consideran que la renuncia de Caputo obedecería a las fricciones que mantuvo con funcionarios del FMI sobre la política cambiaria, dado que el economista defendía una mayor intervención en el mercado de cambios mediante la venta de dólares para poner un freno a la depreciación del peso, que en lo que va de año ha perdido más del 50% de su valor.

“Si su renuncia es por algún desacuerdo en la política cambiaria con el FMI, porque el Fondo es más proclive a no intervenir, es algo negativo”, dijo al canal de cable Todo Noticias el economista Gabriel Rubinstein, exrepresentante del Banco Central de Argentina.

Rubinstein agregó que la dimisión “da más probabilidad de desorden en los mercados”.

“El dólar puede subir, la gente se pone nerviosa, algunos sacan depósitos, otros remarcan precios y en el medio pueden llegar a conflictos sociales que no hacen más que echar leña al fuego”, dijo el economista, que lamentó la partida del funcionario por ser un buen entendedor del funcionamiento de los mercados.

Al mismo tiempo que el mercado reaccionaba negativamente a la partida de Caputo, los sindicatos argentinos realizaban un paro nacional de 24 horas, el cuarto contra las políticas de ajuste de Macri, en un clima de creciente tensión social.

Hugo Godoy, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) -uno de los gremios que participan en la huelga- celebró la renuncia del economista al mando del Banco Central y señaló que junto a Macri son “responsables del desastre en este país” y de “la fuga” de miles de millones de dólares.

“Se subordinan ante el FMI pero no dialogan con quienes representamos a millones de argentinos que quieren un cambio del modelo económico”, dijo a periodistas.

Los sindicatos y grupos de izquierda son contrarios a las últimas medidas de ajuste aplicadas por el gobierno en el marco de las negociaciones con el FMI, que genera gran desconfianza por su exigencia de recortes del gasto público.

Los gremios reclaman el fin de los despidos y aumentos salariales en un contexto de una inflación anual estimada en al menos 40 %.