Destacado

Osmar Benítez en el Ministerio de Agricultura

Rueda de Prensa de la Junta Agroempresarial para dar detalles sobre una donación del Banco de Desarrollo del Caribe de 22 millones de pesos para el laboratorio de la junta. Osmar C. Benítez Fotos: Carmen Suárez/acento.com.do Fecha: 2/09/2013

El decreto 168-18 convirtió al presidente ejecutivo de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Osmar Benítez, en ministro de Agricultura. Sin duda es una gran elección y una apuesta a la capacidad gerencial que ha demostrado durante su trayectoria como agroempresario exitoso que, incluso, se ha echado sobre sus hombros la principal organización del sector agropecuario.

El presidente Danilo Medina ha puesto bajo la responsabilidad de este hombre de negocios, con experiencia en negociaciones comerciales y, sin duda, un líder en el sector, la tarea de darle vida a uno de los sectores más importantes de la economía dominicana. ¡Y en qué contexto! Este 2018 fue declarado como el Año de Fomento de las Exportaciones y es, justamente, Osmar Benítez, quien ha pregonado la necesidad de impulsar las exportaciones, garantizando mercado para los productos dominicanos porque los productores tienen que “ganar cuartos”. ¡Qué así sea!

“Yo creo que el sector, el país, tienen una oportunidad grande para crear empleos y generar riquezas en el campo. Es uno de los sectores donde tú inviertes y en un plazo corto tú tienes un retorno”, dijo el nuevo ministro.

Benítez es un veterano. Este calificativo, que lo adquiere por su laaaarga trayectoria al frente de algunos de los proyectos agroempresariales más importantes del país, lo compromete aún más. ¿Por qué? Porque al tener él toda una vida denunciando, observando y sugiriendo lo que hay que hacer para ser competitivo en la producción y exportación agropecuaria, ahora tiene “el pandero en sus manos”. Habrá que ver si tocará al compás de los demás instrumentos.

Al aceptar la posición de Estado, en la que no hay duda hará un excelente trabajo, porque se debe al país y a una trayectoria dilatada, también debe entender que ahora es un funcionario que tendrá que rendir cuentas, hacer una declaración jurada de bienes y, por supuesto, estar preparado para las críticas, buenas y malas, que llegarán. No es lo mismo ser un empresario que un servidor público.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*