Destacado

Hacienda dice resultados economía RD son difíciles de ver en otra parte del mundo

Desarrollar la gestión de alto compromiso social que ejecuta el presidente Danilo Medina y expandir el superávit primario de las cuentas del Gobierno central es el resultado de mantener en orden las finanzas públicas, poniendo en práctica una férrea auto-disciplina fiscal.

Así lo afirmó hoy el ministro de Hacienda, Donald Guerrero Ortiz, tras asegurar que desde el año 2013, los esfuerzos gubernamentales para garantizar la estabilidad macroeconómica y el equilibrio en las cuentas fiscales se han enfocado en la dirección correcta.

“Procurar la eficiencia en el gasto y priorizar la inversión República que tiene mayor impacto y efecto multiplicador ha sido nuestro norte y lo que nos ha permitido lograr resultados que son reconocidos con admiración en todo el mundo, aún en un contexto de escasa disponibilidad de recursos”, indicó.

E1 funcionario habló) en estos términos al pronunciar las palabras de apertura del Seminario de Investigación Macroeconómica “Efectos de la política fiscal en el crecimiento económico: ¿cuáles elementos comunes presentan los ajustes exitosos?”, con la participación de los prestigiosos economistas internacionales Raúl Féliz, Carlos Vegh y Aldo Lema, que se llevó a cabo en el hotel Real Intercontinental.

Durante su discurso, Guerrero Ortiz manifestó que entre los desafíos que se mencionan de manera recurrente para economías con reducido espacio fiscal, como la de República Dominicana, figura la necesidad de gestionar con eficiencia el gasto público y dirigirlo a los programas y proyectos con mayor impacto.

“Es un hecho documentado que la efectiva política de inclusión de la micro y pequeña empresa en la ejecución del gasto público, así como la amplia política de protección social y la inversión en los sectores de la salud y educación han sido, junto con el propio crecimiento económico, constituyen las causas de una reducción de más de 14 puntos porcentuales en la tasa de pobreza monetaria, que pasó del 39.7% en 2012 al 25.5% en 2017”, recalcó el ministro.

Planteó que el dinamismo de la economía dominicana, que se refleja en un crecimiento del PIB real a una tasa promedio anual de más de un 6% entre 2013 y 2018 y la perspectiva de mantener el crecimiento a una tasa superior al 5% en los próximos años, en un ambiente de baja inflación y estabilidad del tipo de cambio, convierten el caso dominicano en uno que difícilmente encuentra reflejo entre las economías del mundo.

Sostuvo que aunque los resultados fiscales han podido ser mejores, desde el año 2014 el Estado viene ejecutando uno de los mayores y más significativos proyectos de inversión pública que pueda recordarse: la construcción de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, que ha requerido el equivalente a 3 puntos porcentuales del PIB.

“Sin embargo, se trata de un activo cuyo valor de mercado ya es superior a esa marca que, además, reducirá el gasto público corriente en alrededor de medio punto del PIB por año, mejorará la competitividad de las empresas y reducirá significativamente la dependencia de los combustibles líquidos derivados del petróleo, contribuyendo así a mejorar las cuentas externas del país”, explicó el ministro de Hacienda.

Asimismo, señaló también que a partir de una adecuada interpretación de los mercados financieros internacionales, se concretaron transacciones altamente beneficiosas para el país como la emisión de bonos globales a 30 años, 61 page anticipado de la deuda con PDVSA en el marco de Petrocaribe y la emisión de bonos globales denominados en pesos dominicanos. “Sin dudas, hitos fundamentales para nuestra economía y hechos que lucían impensables, incluso poco tiempo antes de concretarse”, comenté.

Durante el Seminario de Investigación Macroeconómica, los participantes tuvieron la oportunidad de escuchar tres perspectivas del contexto macroeconómico internacional y las respuestas que podrían darse desde la óptica fiscal.

Las ponencias fueron: “Contexto macroeconómico global: gestión fiscal en México y retos actuales, a cargo de Raúl Feliz; “Ajuste fiscal en América Latina y el Caribe. ¿Costos en el corto plazo, beneficios en el largo plazo?”, Carlos Vegh y “Una institucionalidad fiscal moderna: el caso de Chile”, a cargo de Aldo Lema.

Las exposiciones fueron comentadas por un panel que estuvo integrado por Andrés Dauhajre, de la Fundación Economía y Desarrollo y Jacqueline Mora, directora ejecutiva de Analytica.