Destacado

China rechaza detallar el acuerdo comercial entre Xi y Trump

PEKÍN. China rechazó hoy dar más detalles sobre el acuerdo entre el presidente chino, Xi Jinping, y el estadounidense, Donald Trump, que da un tregua a la guerra comercial entre las dos potencias y sobre el que ambos equipos han divulgado información dispar.

Minutos después de que Pekín anunciara que ambas partes habían acordado no aplicar aranceles adicionales a partir del 1 de enero, Washington precisó que se trataba de una suspensión durante 90 días de su plan de subir al 25 % los aranceles estadounidenses a cientos de productos chinos mientras continúan las negociaciones.

Preguntado por los plazos de esta tregua comercial y de otros detalles del acuerdo, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, rechazó en rueda de prensa proporcionar más información al respecto pese a la insistencia de los periodistas.

“Lo que importa es que necesitamos encontrar un acuerdo aceptable por ambas partes y que estamos dispuestos a trabajar con el lado estadounidense para resolver nuestras disputas comerciales bajo el beneficio mutuo, la igualdad y la buena fe”, afirmó Geng.

Sobre el acuerdo, que se produjo en una cena de trabajo entre Xi y Trump tras concluir el G20 en Buenos aires, insistió en que “es bastante significativo” porque “ha evitado la escalada” de las disputas comerciales y ha abierto “nuevas perspectivas para la cooperación”.

Preguntado por la información divulgada por la Casa Blanca que asegura que China se ha comprometido a aumentar “sustancialmente sus compras de “productos agrícolas, energéticos industriales y de otro tipo” procedentes de EEUU, el portavoz remitió a la información divulgada ayer por el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, que no menciona nada al respecto.

“China está dispuesta (…) a abrir el mercado y expandir las importaciones y ayudar a aliviar los problemas en nuestras áreas comerciales”, añadió Geng.

También rechazó confirmar o desmentir otras informaciones divulgadas desde Washington que aseguran que China se habría comprometido a reducir los aranceles a los vehículos importados desde EEUU.

“El equipo de ambas partes ha acelerado sus conversaciones para intentar concluir con un acuerdo de beneficio mutuo”, dijo Geng, que declinó precisar cuándo empezará la próxima ronda de negociaciones.

Según explicó ayer el ministro chino en un comunicado, “los equipos de ambas partes van a estrechar la negociación para cancelar todos los aranceles” que se planeaban aplicar en los próximos meses.

La Casa Blanca, sin embargo, precisó que negociará con Pekín “cambios estructurales” en su política económica y otras cuestiones como “la transferencia forzada de tecnologías, la protección de la propiedad intelectual, las barreras comerciales no aduaneras, las intrusiones cibernéticas y el robo cibernético”, entre otros.

Desde julio, Washington ha impuesto aranceles a productos chinos por valor total de 250.000 millones de dólares, y Trump había amenazado con sancionar bienes por otros 267.000 millones de dólares, lo que superaría con creces el volumen de importaciones de China a EEUU, que en 2017 se situó en 506.000 millones.

Como represalia a estas medidas proteccionistas, Pekín ha aplicado medidas recíprocas a más de 60.000 millones de dólares en importaciones estadounidenses, casi la mitad de los 130.000 millones que compró en 2017.