Destacado

Carnes y vinos, la apuesta latinoamericana en la feria rusa Prodexpo

Carnes y vinos son la gran apuesta de las empresas de la decena de países latinoamericanos que participan en Prodexpo, la mayor feria de alimentación de Rusia y Europa del Este que se celebra estos días en la capital rusa.

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, participantes habituales de la feria moscovita, exhiben el poderío exportador de su sector cárnico y compiten en el mercado ruso, que algunos ven, además, como un puerta de entrada a otros países de la desaparecida Unión Soviética.

“El mercado ruso ocupa el segundo lugar de las exportaciones argentinas en volumen, no tanto en precio, porque la facturación es por un tipo de carne más económica”, dijo Efe Felipe Tavernier, consejero del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

Agregó que el IPCVA tiene presencia permanente en Prodexpo y que en esta edición participan nueve empresas frigoríficas.

Tavernier destacó que Rusia es un mercado con mucho potencial que capta en torno al 10 % del más de medio millón de toneladas de carne que exporta Argentina.

El sector cárnico paraguayo, el bovino, porcino y avícola, también se ha hecho un espacio en Rusia y aspira a una mayor cuota de mercado.

“Rusia es el mayor comprador de carne paraguaya, de modo que estamos reuniéndonos con clientes y potenciales compradores. Estamos muy interesados en expandir este mercado”, dijo a Efe el gerente general la Cámara Paraguaya de Carnes, Daniel Burt.

El ejecutivo resaltó que el 40 % de la exportaciones de carne paraguaya tiene actualmente como destino a Rusia, un mercado que calificó de “clave” para Paraguay.

En opinión de Burt, la presencia en Rusia permite a la empresas explorar oportunidades de negocios y acceder a los mercados de países vecinos, en particular a las antiguas repúblicas soviéticas en Asia Central.

De la mano de Chile y Argentina, el vino es otro de los protagonistas latinoamericanos de Prodexpo.

Los paladares rusos, tradicionalmente habituados a bebidas de elevada graduación alcohólica, desde hace años comenzaron a modificar hábitos y se inclinan cada vez más por los vinos.

“Nuestra ventaja respecto de otros países radica en la relación calidad-precio”, dijo a Efe Arseni Demidenko, representante de la bodega chilena Ventisquero.