Destacado

Aún no se vislumbra consenso para el aumento salarial privado

La rigidez de las posiciones, que hasta hoy han mostrado los empresarios y sindicalistas ante el Comité Nacional de Salarios (CNS) impide ver una solución cercana para la aprobación del incremento salarial que los trabajadores del sector privado no sectorizado esperan con ansia.

En la mañana de hoy, la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), la Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC) y la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD) afirmaron que la insistencia del sector empleador con la reclasificación salarial tiene como objetivo lograr una reducción significativa de los salarios en el país.

Indicaron que frente a esa intransigencia de los empleadores, las centrales sindicales protestarán frente a la Torre Empresarial de la avenida Sarasota el jueves 30 de este mes a partir de las diez de la mañana.

“Haremos todo lo que sea posible para defender el derecho de los trabajadores, y es un plan de acción que iniciamos el próximo jueves, donde vamos a hacer marchas, piquetes y estamos preparando una huelga nacional para demostrarle al gobierno y a los trabajadores que no nos vamos a quedar de brazos cruzados ante este crimen que se comete en contra de los trabajadores”, expresó Silvio Ureña, vicepresidente de la CNTD.

En el encuentro liderado por Rafael Abreu, presidente de la CNUS, los sindicalistas manifestaron que ya ellos flexibilizaron sus exigencias, al bajar de un 30 a un 25% la petición de incremento salarial, por lo que esperan que los empresarios también flexibilicen su posición de querer discutir la reclasificación empresarial en el marco del Comité Nacional de Salarios (CNS).

“La propuesta de los empresarios extraída de la que establece la Ley 187-17 que establece un Régimen Regulatorio para el Desarrollo y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), convertiría a una empresa grande en pequeña y a una mediana en micro, para evadir no solo sus contribuciones al fisco sino para continuar justificando los salarios deprimidos que pagan a sus trabajadores”, manifestaron.

En ese sentido proponen clasificar empresas de acuerdo a las resoluciones emitidas por el CNS que aplican para el periodo Junio 2017 – junio 2019, basada en los siguientes parámetros: Grande: Empresas industriales, comerciales o de servicios, cuyas instalaciones o existencias, o el conjunto de ambos elementos, igualen o excedan de la cifra de cuatro millones de pesos dominicanos (RD$4, 000,000.00); mediana, las que igualen o excedan dos millones de pesos dominicanos (RD$2, 000,000.00) y no excedan la cifra de cuatro millones de pesos dominicanos (RD$4, 000,000.00 y pequeña que no excedan de la cifra de dos millones de pesos dominicanos (RD$2, 000,000.00).

A juicio de las centrales sindicales los bajos salarios que reciben los trabajadores es causa relevante que explica por qué el crecimiento económico no ha contribuido en disminuir los niveles pobreza.

Precisaron que mientras los empresarios planteen que no pueden aumentar los salarios porque la remuneración de los trabajadores es un costo alto, el informe de cuentas nacionales del Banco Central 1991-2005, indica que tuvieron ganancias en el orden de 37.52%, mientras que trabajadores y asalariados recibieron 19.74%, menos de un 20% como remuneración.

Al deplorar que en el país existan 14 salarios mínimos y el mayor es de 15,447 pesos mensuales, cifra incapaz de alcanzar el costo de la canasta de mayor demanda que está por encima de los 26 ml pesos mensuales, la tozudez de los empresarios de negarse a elevar los salarios de manera significativa, obliga a persistir en su lucha para que los trabajadores dominicanos logren salarios decentes, como un derecho que le atribuye la Constitución de la República.